LOADING

Type to search

Capítulos

Capítulo 3

En la calle hay algo así como piedritas-cositas-insignificantes y hay quiénes las recogen, se las llevan en el bolsillo, les piden consuelo y les ponen nombre comida y casa; hacen del dejarse significar por las cositas insignificantes su modo de vida.
No hay ningún mérito en ello. Las piedritas cositas no se van a enamorar de ti. No te van a cuidar de las cosas que se esconden en el techo, que ves por horas antes de dormir. Existen, más o menos, por el resultado necesariamente torpe de la fricción bruta entre los objetos y lo que se dice de ellos: es decir, puro chisme.

– Camila GB

Previous Article
Next Article